miércoles, 27 de julio de 2011

Algunas ideas para pensar el Reino desde los Evangelios.

  •        Un poquitín de Historia - ¿Cómo entendían los contemporáneos de Jesús su predicación del reino?

El pueblo lo sentía como su “Libertador”, su pastor y su padre pues había experimentado el amor protector y sus cuidados. Al comienzo no le llamaban “Rey”. Pero, cuando se estableció la monarquía e Israel tuvo, como otros pueblos, su propio rey, se sintió la necesidad de recordar que el único rey de Israel era Dios. Por tanto, el rey que gobernara a su pueblo solo podía hacerlo en su nombre y obedeciendo su voluntad.
Los reyes no respondieron a las esperanzas puestas en ellos. Dios había liberado a Israel de la esclavitud de Egipto para crear un pueblo libre de toda opresión y esclavitud. Les había regalado aquella tierra para que la compartieran como hermanos. Israel sería diferente a otros pueblos: no habría esclavos entre ellos; no se abusaría de los huérfanos ni de las viudas; se tendría compasión por los extranjeros. Sin embargo, y a pesar de la denuncia de los profetas, el favoritismo de los reyes hacia los poderosos, la explotación de los pobres a manos de los ricos y los abusos e injusticias de todo género llevaron a Israel al desastre. El resultado fue el destierro a Babilonia. (…)
Un profeta del siglo VI a.c.: el mensaje lleno de fuerza y belleza de este profeta que gritaba así al final del destierro: “que hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la Paz, que trae buenas noticias, que anuncia salvación, que dice a Sion: “Ya reina tu Dios” (Isaías 52,7)[1]

Existe un grupo de Salmos sobre esta esperanza: (93 – 99)
Lectura: Sal. 93.1-2
                 Sal. 96.9-13
                 Sal. 97.1-2
                 Sal. 99.1-2

·         Jesús toma esas metáforas de la cultura y a vuelve llave de su mensaje.

El reino de Dios no era una especulación de Jesús, sino un símbolo bien conocido, que recogía las aspiraciones y expectativas más hondas de Israel. Una esperanza que Jesús encontró en el corazón de su pueblo y que supo recrear desde su propia experiencia de Dios, dándole un horizonte nuevo y sorprendente. No era el único símbolo ni siquiera el más central de Israel, pero había adquirido gran fuerza para cuando Jesús empezó a utilizarlo. Sin embargo, la expresión literal “reino de Dios” era creciente y de uso poco frecuente. La expresión “reino de Dios” apenas aparecen en el Antiguo Testamento. De ordinario se dice que Dios es “rey” (mélek) o que Dios “reina” (malak). Los evangelios señalan que Jesús emplea la expresión “reino de Dios” (basileia tou theou). Es la traducción de la forma aramea que Jesús utilizo:” malkutá di ‘elahá”. Fue Jesús quien decidió usarla de forma regular y constante. No encontró otra expresión mejor para comunicar aquello en lo que él creía.

·         Una idea interesante para incorporar: el tema central de su predicación es el reino Lectura: Lucas 4.43

Aunque pueda sorprender a más de uno, Jesús solo hablo del “reino de Dios”, no de la “iglesia”. El reino de Dios aparece 120 veces en los evangelios sinópticos; la iglesia solo dos veces (mateo 16.18 y 18.17), y obviamente no es un término empleado por Jesús.

  •        ¿Qué cosas se dicen de este Reino?

1.       Los sinópticos se abren con una idea: se ha acercado – Lectura: Mateo 4.17
2.       Es la realidad de la esperanza de Israel, la continuación de la historia sagrada.
Pero Israel por su infidelidad, pierde su lugar de centralidad. Lectura: Mateo 8.10-12
Pablo desarrolla más esa idea: Romanos 11. 11-20
3.       Además de haberse acercado, el reino está entre nosotros. Lectura: Lucas 17.20
Estar atento a la presencia del reino en las flores del campo, en la actividad del sembrador, en la mujer que pierde una moneda.
El Reino es como un fuego: “Quien está cerca de mí, está cerca del fuego. Quien está lejos de mí, está lejos del reino” (Evang. Apócrifo de Tomas)
4.       Pero sin embargo, aunque es “Ahora” también es “Todavía no”.
La Pascua como símbolo, pre-esencia, anticipación y anuncio. Lectura:  Lucas 22.15-17
5.       Es el reino de Paz pero aun sufre Violencia: Mateo 11.11-15
6.       El Reino y el Imperio.

La misma expresión “reino de Dios”, elegida por Jesús como símbolo central de todo su mensaje y actuación, no deja de ser un término político. (…) Los evangelios  traducen invariablemente el termino “reino” empleado por Jesús con la palabra Basilea, que es los años 30 solo se utilizaba para hablar del “imperio” de Roma.

Encuentro de Jesús con Pilato: Juan 18.33 – 37

7.       El Reino del revés: Jesús dice constantemente “oyeron lo que dicen… pero yo digo…”
El reino funciona con otro paradigma. De esta idea san Agustín tomaría para construir dos ciudades sin posibilidades intermedias. El primero es el último, el mayor es el pequeño, el que muere vive, el que pierde gana.
Un ejemplo: Servicio. Leer Lucas 22.24-30
8.       Implica nacer de nuevo. Juan 3.1-8

·         ¿Cómo se habla de este reino?
1.       Aunque es un tema central, no se aborda directamente. Reducirlo lo anularía.
2.       Se habla poéticamente del reino, con recursos literarios: Parábolas, metáforas, alusiones, paradojas, alegorías, etc.
3.       Marcos 4.30 “¿A que lo compararemos?” Es como un  intento de Jesús de poner en palabras algo que para él es evidente.
4.       Esta forma alusiva y no más directa debe haber sido conflictiva, ya que aparece una explicación en cada uno de los evangelios. - ¿Qué dice?
a.       El Reino es un misterio y tenemos el honor de presenciarlo. Mateo 13.10-17
b.      Jesús habla conforme a lo que podían oír. Por ese motivo, el Reino excede a las capacidades o definiciones de cualquiera que no sea Jesús mismo.
Marcos 11.33-34
c.       A los discípulos se les habla claramente. Juan 16.25-30

·         ¿Quiénes son  los depositarios del Reino?
1.       Todos, pero no todos por igual.

Jesús no excluye a nadie. A todos anuncia la buena noticia de Dios, pero esta noticia no puede ser escuchada de la misma manera. Todos pueden entrar en su reino, pero no todos de la misma manera.

2.       En las Bienaventuranzas: El Reino es “de los pobres” y “de los que padecen persecución”. Leer Mateo 5.3-11
3.       Excluyente: el que recibe el Reino como un niño. Marcos 10.15
4.       La “manda pequeña” Lucas 12.32


[1] PAGOLA, Jose Antonio. “Profeta del Reino”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

About

Pienso y Creo es un grupito de lo más colorido y anfibio que ya ha soportado 5 vueltas completas al sol, y que por la gracia de Dios sigue dándonos ánimo para seguir a Cristo, amar su iglesia y estar en el tiempo.